La DGT lleva realizando diferentes campañas de control desde finales del 2020 y principios del 2021 a autobuses, autocares y camiones con una masa superior a 3.500 kilos. La razón principal proviene del último estudio realizado que arroja datos preocupantes para el sector del transporte de carreteras y el transporte rodado de personas, implicados en más de 6.500 accidentes de los cuales 270 fueron víctimas mortales.

Teniendo en cuenta que una gran parte de estos accidentes mortales se deben a atropellos en situaciones de maniobra, desde PREVENT contamos con la última tecnología en dispositivos de alarmas de giro y alarmas de marcha atrás siendo el BBS-tek un claro ejemplo de ello. Y es que, a diferencia del resto de alarmas de marcha atrás, el BBS-tek es un dispositivo innovador que crea un sonido que es suave para el oído y se disipa con rapidez, lo que significa que la alarma solo es audible en la zona de peligro. Su amplia gama de frecuencias de sonido blanco permiten, a su vez, localizar instantáneamente de dónde y en qué dirección proviene el sonido.

Estas características hacen del BBS-tek un dispositivo ideal para entornos variables de ruido como, por ejemplo, los centros de grandes ciudades como Madrid o Londres, que con normativas como el Direct Vision Standard, muestran cada vez más su compromiso por erradicar la problemática de la convivencia entre vehículos pesados y usuarios vulnerables de carretera. Y es que no es baladí que el BBS-tek esté galardonado por varios países con la marca de aprobación Quiet Mark® por priorizar la reducción de ruido en el diseño ya que su sistema de autoajuste modula el volumen de la alarma 5-10 decibelios por encima del nivel de ruido de fondo, reduciendo así de manera considerable el ruido que provocan las alarmas de marcha atrás convencionales.

Por una conducción segura,

PREVENT.